• Andrea de la Olla

Del por qué los espárragos sólo son frescos en primavera

Hablemos del espárrago, ese vegetal que los iletrados descubrimos en las verdulerías y no atinamos a saber de qué tipo es: ¿una verdura? ¿una flor? ¿un brote? Sí señor, un brote de la familia de las liláceas, pariente lejano de los ajos, las cebollas y los tulipanes, y amante natural de las zonas arenosas y secas, especialmente del sur europeo, del norte africano y del oeste asiático, aunque se cultiva en casi todo el mundo. Y sabia natura nos lo brinda en primavera, cuando todas las plantas empiezan a vestirse nuevamente.

Se lo recomienda consumir lo menos cocido posible para gozar de sus múltiples beneficios para la salud.

Es crocante y fresco si se lo come crudo, bien lavado por supuesto, y tiernísimo si se lo cocina hasta su punto justo, entre 5 y 8 minutos al vapor para que no pierda sus propiedades. Pero para que no sea fibroso, hay que tomarse el trabajito, cuchillito serrucho en mano, de rasparle las bases hasta sentir su pulpa suave. También hay quienes cocinan el manojo entero (y limpio!) paradito en un jarro, con agua en la base para que ablande rápido sus partes bajas y el vapor mismo llegue hasta las puntas. Son tan nobles que combinan con todas las carnes conocidas, así que va excelente en una ensalada de atún, de langostinos, o como guarnición de un buen bife o de un pollito.

Se me hace agua la boca! Un toque de aceite de oliva, sal y pimienta y… a chuparse los dedos!

#esp #verduras

Encontrá lo que buscás

de la Olla

Entregas en Ciudad de Buenos Aires y G.B.A. Norte

Términos de Uso y Política de Protección de Datos Personales

© 2013 - 2020 de la Olla. Todos los derechos reservados

DATAWEB.jpg