• Andrea de la Olla

Poniendo a dieta al tachito de basura

Parece increíble que desde hace unos años a esta parte cada vez necesitamos tachos más grandes de basura en nuestra cocina y en nuestra casa. Es paradójico. Tenemos una industria preocupada por mejorar los alimentos frescos para que puedan durarnos más tiempo en la heladera y que trata de facilitarnos nuestra agenda tan abultada, para que tengamos más tiempo libre. Pero… a qué costo?

Recuerdo cuando era aún una niña que poco entendía de las compras y menos de la economía familiar. En casa tomábamos la leche que venía en botellas, mi mamá las “pasteurizaba” con sumo cuidado y retornaba las mismas botellas para comprar más leche. Íbamos al almacén de la esquina con el “tarro” para volver con las galletitas que nos gustaban. Llevábamos la bolsa de tela a la verdulería para traernos la planta de lechuga y los limones del almuerzo. Hasta que apareció el genial envase para la leche pasteurizada, para las galletitas, para no tener que lavar la bolsa de tela y para poder comer quesos untables.

Y todo empezó a volverse paquete envuelto que nos protege de la insalubridad y nos facilita la vida. Fue en ese momento en que mi madre, quien se había criado en el campo y cuestionándose a sí misma qué hacer con los practiquísimos y novedosos plásticos, decidió tirarlos a la #basura no sin antes plantearse filosóficamente si estaba bien que el sachet fuera al mismo lugar que la cáscara de la papa. Pero no podía dejar los #envasessucios en casa. Atraían insectos y …¿para qué le servían tantos? Así fueron evolucionando millones de hogares en todos los lugares del planeta. Casas e industrias, sin verlo ni sentirlo, fuimos armando #islasdebasura. Acá nomás y al otro lado del mundo. En la #tierra y en el #agua. Y seguimos. Pero… hasta qué punto nuestra querida Tierra será capaz de recibir tanto desecho?

Está claro que la naturaleza genera su propia basura, los árboles se desvisten en invierno dejando el suelo alfombrado para protegerlo y brindarle energía a los brotes primaverales. Pero esa #basuranatural no contamina, en cambio la generada por el hombre no se renueva, sino que arma islas y montañas que enferman a quienes viven cerca y no tan cerca. El agua fluye a través de grandes distancias y llega contaminada a quien menos lo espera. Y el agua contaminada es una excelente portadora de cuanto bicho causante de enfermedad se nos ocurra. Enfermedades que surgen en un plazo inmediato, como las bacterianas, o aquellas silenciosas como los cánceres.

Esta es una de las tantas razones por las cuales nos conviene organizar nuestras tareas y hacer adelgazar a nuestro tachito de basura. Por eso es que en nuestra empresa año tras año nos proponemos un


tachito más chico: llevamos todos los orgánicos a nuestra huerta agroecológica (que son pocos, porque cuanto más frescos los ingredientes, menos desperdicio tienen), devolvemos a nuestros proveedores todos los #vidrios para que se reutilicen, recibimos los vegetales en #cajonesplásticos que vamos intercambiando con los productores, y #reciclamos la mayor cantidad de envoltorios posible, por eso a veces recibís #viandassaludables en cajas de cartón. También, luego de cada producción nos acercamos a los #centrosdereciclaje autorizados con los pocos #plásticos que nos quedaron. Pero lo que más nos enorgullece es el sistema de #envasesretornables que tenemos con nuestros clientes: por cada hermético que el cliente adopta se evitan fabricar y tirar a la basura más de 2 kg de plástico en envases descartables. Parece poco, pero si contás cuántas veces pedís comida en descartables… Mirá lo que logramos hasta ahora!

Vos podés hacer adelgazar a tu tachito de basura empezando por separar cartones y plásticos limpios, para que nuestros cartoneros cumplan su papel de recicladores. Poniendo lo que te sobra de alimentos que no podrás consumir en composteras que se venden para esos fines o armando tu propio compost, tan beneficioso para tus plantas. Llevando las baterías, pilas y electrónicos en desuso a los lugares donde los reciclan. Incluso hay ONGs que vienen a recogerlos. Comprando a proveedores responsables con la naturaleza, quienes te cuentan cómo en sus procesos de producción cuidan el planeta y tu salud. Además de nosotros, hay varias #Bcorp o Empresas B comprometidas con la causa. No hay excusa, eso no ocupa lugar ni tiempo, sólo es hacer lo que venimos haciendo de una manera diferente.

¿Todavía no empezaste? Día nuevo, vida nueva. Un momento propicio para comenzar a volcar tu granito de arena (si ya no lo hiciste): #reducir, #reusar y #reciclar tus propios desechos. Y si no tenés tiempo, subite a nuestra propuesta de envases retornables mientras cuidás tu salud, entrá a nuestro menú y tentate!

#contaminaci #centrosdereciclaje #envasesretornables #reducir #Basura #reusar #viandassaludables #Oficina #basuranatural #reciclamos #reciclaje #vidrios #envasessucios #agua #desechos #reutilizar #salud #tierra #reciclar #cajonespl #org #agroecol #pl

Encontrá lo que buscás

de la Olla

Entregas en Ciudad de Buenos Aires y G.B.A. Norte

Términos de Uso y Política de Protección de Datos Personales

© 2013 - 2020 de la Olla. Todos los derechos reservados